El Blackjack

La otra modalidad de juego de casino milenaria es sin lugar a dudas la del blackjack. Este es un juego que de verdad levanta pasiones y es conocido de oídas por todo el mundo aficionado al juego de casino. Lo bueno del blackjack es que es un juego que deja un poco de espacio para la estrategia. Al contrario que la ruleta. Y es por ello que tiene tanta popularidad.

Cervantes nombró por primera vez el juego del blackjack en una de sus novelas. Y desde entonces su expansión ha ido progresando.

Se usan varias barajas completas de cartas para jugar y el juego en sí a un nivel general es bastante sencillo. Uno solo tiene que saber cuándo y como hacer sus jugadas para adelantarse a los demás jugadores, pero antes una guía simple delo que es una partida.

El contendiente que juega al blackjack lo hace contra el crupier, que es quien reparte las cartas. Se reparten cartas a todos los jugadores por igual, dos. Mientras que el crupier solo recibe una carta. Las sumas de estas cartas tienen que llegar al número veintiuno o lo más cerca posible de él.

La baraja contiene cartas con valores y colores distintos. Y según las combinaciones que cada persona tenga le serán dadas la mejor o peor de las condiciones que cada jugador tenga. Más tarde uno puede pedir dependiendo de las condiciones que cada uno tenga las cartas que crea necesarias siempre con el objetivo en mente de conseguir dar con el número indicado para llegar a veintiuno.

Pero claro, hay que tener cuidado, si se pasa finalmente del número establecido perderá automáticamente su apuesta. Si se acaba plantando debido a que no tiene posibilidades reales perderá la mitad de su apuesta. En ese momento el crupier intentará ganar y alcanzar entre diecisiete y veintiuno, en cuyo caso ganara si se acerca más a veintiuno que usted.

Es importante tener muy claras las reglas y las distintas jugadas que cada uno puede hacer es lo mejor que se puede aprender al principio si de verdad se quiere llegar al punto de generar las formas de ganar al blackjack que cada uno desearía.

  • Doblar: Doblar la apuesta iniciar si cree que tiene posibilidades reales de ganar la siguiente mano.
  • Dividir: Si un jugador tiene dos cartas del mismo valor puede dividirlas y jugarlas como dos manos separadas. En cuyo caso el crupier entrega cartas a las dos manos de un mismo jugador.
  • Plantarse: Si ve que no tiene posibilidades reales de conseguir ganar al veintiuno lo mejor es que se plante, en cuyo caso el crupier se lleva la mitad de su apuesta inicial. Pero gana no perderla toda.
  • Apuesta segura: Se realiza cuando uno recibe su primera mano, el usuario puede apostar hasta un máximo de su apuesta anterior, de manera que signifique que no le falta mucho para llegar al blackjack o veintiuno.

Comparado con otras modalidades de casino de las denominadas clásicas, el blackjack es una que le da al jugador una libertad enorme en cuanto a las jugadas que puede realizar y las tácticas que se tienen, por ello es uno de los juegos más ventajosos para el jugador ya que éste puede, perfectamente pensar estrategias al respecto, de manera que sirva para gestionar de la mejor manera posible las formas de juego que más le convengan para ganar en ese momento. La libertad es lo que premia ésta categoría de juego.